domingo, enero 08, 2006

D. José Mena Aguado ¡OLÉ TUS COJONES, MI GENERAL!


Ya lo sé. A lo mejor no debiste hablar de política en un acto castrense como es la Pascua Militar. Pero no pudiste aguantar. Habías jurado defender a España y a su ordenamiento constitucional como te exige tu profesión. Había también civiles en dicho acto sevillano. También estaba la prensa. Y lo dijiste. Ya viste las consecuencias. Te han arrestado como si fueses un recluta, después de 40 años de servicio. Te han arrestado por decir lo mismo que dijo el Sr. Ministro en la Academia de Infantería. Por lo mismo que dice el Rey en muchos de sus discursos. Por lo mismo que manifestó a la prensa meses atrás el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, D. Félix Sanz Roldán quien ahora recomendó al Gobierno tu destitución. Los políticos, que se la agarran con papel de fumar levantaron el grito al cielo. Se escandalizaron. Y también el Sr. Ministro. Se había creado “alarma social”. Sin embargo no se escandalizan por lo que dicen muchos políticos independentistas. O de ver tantas injusticias como nos rodean a diario en este santo país y en el resto del mundo. Pero tú tranquilo. Lo que dijiste lo pensamos muchos ciudadanos. Como reza el telegrama que el rey Alfonso XIII envió a un famoso general: “Olé, tus cojones”.

5 comentarios:

Ferconlop dijo...

El Artículo de origen??? COJONUDO. El resto - chistes,chascarrillos, anécdotas, el por qué de expresiones... sobran. Pero, sobran, sobran.
Respecto al artículo -EL BUENO- Le ha faltado a usted decir que "CONDENAN A ALGUIEN POR DECIR QUE JURO CUMPLIR Y HACER CUMPLIR LA CONSTITUCIÓN".

Ferconlop dijo...

... QUÉ PENA DE ARTÍCULO... SI LE HUBIESES QUITADO TODO LO QUE LE SOBRA.
Tío, esos chistes y demás se encuentran en la red a mogollón. No estropees algo original tan bueno.

Ferconlop dijo...

Hola colega. Muy bueno el artículo. Elimina todo lo superfluo y paso la dirección a otros coleguitas.

Ferconlop dijo...

Nos ha gustado mucho... pero solo la primera parte.

Ferconlop dijo...

Se nota que la primera parte está escrita por un intelectual y el resto por un patán.